SOBRE MÍ

Mi nombre es Eduardo Sánchez-Escribano García de la Rosa, natural de Ocaña, provincia de Toledo, localidad donde nací en 1990. Tras iniciarme en la práctica y en el estudio de la música en la escuela y banda municipal de música de mi pueblo natal, continué mis estudios en el Conservatorio Profesional de Música de Toledo. Al acabar mis estudios de bachillerato me trasladé a Toledo e inicié la, por el entonces, diplomatura de magisterio musical. Debido al gran interés que tenía en desarrollar mi carrera como intérprete, y aunque le di con ilusión una oportunidad, no afloró en mí el respeto y amor por la enseñanza reglada y primaria que esperaba, por lo que acabé abandonando dichos estudios sin finalizarlos.

En 2010 ingresé en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, donde estudié, principalmente, mi instrumento: la tuba. No obstante, tuve la gran suerte de ampliar fronteras, es decir, conocí a decenas de compañeros y profesores que me hicieron de descubrir nuevas expectativas y campos de actuación académica y profesional;13316964_10154221428344146_3031740140671520420_o la pedagogía más innovadora, una música de cámara de calidad, grandes y fantásticas agrupaciones, la gestión de la cultura, la investigación, la alta capacidad de motivación que trae consigo crear y producir un proyecto, etc… Resumiendo, descubrí el poder de la música desde un punto de vista transversal y multidisciplinar. Desde entonces, decidí explorar, formarme y experimentar en dirección a todas esas fronteras que, afortunadamente, descubrí y me ayudaron a crecer como persona y profesional de la música y la cultura.

Paralelamente a mis estudios en el conservatorio, desde 2009 he tenido la suerte de ejercer como docente en diversos centros de enseñanza musical y proyectos pedagógicos de todo tipo, impartiendo desde clases de instrumento, lenguaje musical, música de cámara, grandes agrupaciones, a talleres de inteligencia emocional y música en espacios impensables. También, he sido afortunado de haber pertenecido y colaborado activamente con prestigiosas agrupaciones musicales, donde pude conocer y trabajar con grandes profesionales de diversos campos.

10580838_10153068010379146_3975837840222901237_o

Recién terminados mis estudios superiores de música en 2014 y gracias, sin ninguna duda, a la formación y experiencia que había cosechado en las fronteras más allá de las meramente interpretativas, obtuve el puesto de director en la Banda y Escuela de Música “Aurelio Mascaraque” de La Guardia (Toledo-España), donde actualmente desarrollo las labores de docente, director artístico y coordinador, tanto del proyecto como de las personas y recursos que trabajan en él. El ser libre de confeccionar tu propio proyecto educativo y de llevarlo a cabo es una gran responsabilidad, y sobre todo si te lo tomas en serio y estás comprometido con la educación musical. Principalmente, te brinda una gran motivación, mucha seguridad y hace que te conviertas en alguien más creativo y comprometido con aquello en lo que crees.

Como resultado de la suma de todos los factores anteriores, y alentado por la gran curiosidad e interés que la investigación y el pensamiento habían suscitado en mí desde siempre, en 2015 decidí emprender mi camino en el mundo de la filosofía, por lo que desde el mencionado año estudio y practico dicha disciplina a través del taller-inteligencia-emocionalGrado en Filosofía, en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), una espectacular y muy valiosa institución educativa que poseemos en España. Tras la primera toma de contacto con el mundo del pensamiento y amueblar un poco mis ideas, lenguaje y capacidad de observación y expresión, decidí dar rienda suelta a Music, Think & Shout; un blog personal y divulgativo sobre, música, pedagogía, arte, filosofía y cultura en general. En esta plataforma, básicamente, me ciño a observar, entender, investigar y escribir sobre todo aquello que creo que es necesario abordar y darle protagonismo, intentando atender tanto a las necesidades de la sociedad y el mundo de la cultura, la música y la filosofía, como a las mías propias.